jueves, 14 de diciembre de 2017

¿Podría ser el asteroide Oumuamua una nave alienígena?


Considerado el primer objeto interestelar que proviene del exterior del Sistema Solar, este asteroide ha sido investigado por Stephen Hawking además de otros científicos, que intuyen huellas de inteligencia alienígena.

Los científicos han estado analizando a Oumuamua ('primer mensajero' en hawaiano), el primer asteroide interestelar que entró en nuestro Sistema Solar, desde que fue descubierto el pasado 19 de octubre por astrónomos de la Universidad de Hawái.

El equipo de Breakthrough Listen, un ambicioso proyecto científico para la búsqueda de vida extraterrestre en otras galaxias del que es integrante Stephen Hawking, está usando uno de los telescopios más grandes del mundo para monitorizar durante 10 horas al extraño objeto interespacial, que se encuentra en Virginia Occidental (EE.UU.). La observación arrancó la tarde de este miércoles y concluyó la mañana del jueves, aunque sus resultados aún no han sido anunciados.

Los científicos buscan señales electromagnéticas provenientes de Oumuamua que no pueden ser producidas por la naturaleza, por lo que, en caso de hallarse dichas señales, confirmaría que se trata de una nave extraterrestre.

El asteroide, considerado el primer objeto interestelar que procede del exterior del Sistema Solar, fue definido por la NASA como un objeto rocoso con forma de aguja o cigarro —algo extraño, puesto que la mayoría de los cometas son redondos— y de tono rojizo que viaja a unos 315.000 kilómetros por hora. 

"No queremos ser sensacionalistas de ninguna manera, y somos muy realistas sobre las posibilidades de que esto sea artificial", afirmó el financiador del proyecto, el multimillonario ruso Yuri Milner, a la revista Scientific American.

"Es muy misterioso cómo ha formado esta apariencia"

Los científicos no saben con certeza de qué material estaría hecho Oumuamua, pero barajan la posibilidad de que se trate de roca o metal, al no encontrarse la típica nube de polvo espacial que dejan los asteroides. 

"Creemos que este asteroide es muy largo, con unos 400 metros, y estrecho, alrededor de 40 metros. Tiene una forma muy extraña. Es muy misterioso cómo ha formado esta apariencia", asegura el director del Centro para el Estudio de Objetos Cercanos a la Tierra del Jet Propulsion Laboratory de la NASA, Paul Chaos, en un video del canal de la NASA en Youtube.  

La alargada forma del asteroide hace probable que se trate de una nave interespacial, ya que minimiza la fricción y el daño del gas y polvo interestelar, como explican los científicos en un comunicado de la web de Breakthrough Listen. También aclaran que aunque el origen sea posiblemente natural, aún no existe un consenso sobre cuál podría haber sido.

"Cuanto más estudio este objeto, más inusual me parece, lo que me hace preguntarme si podría ser una sonda artificial que fuera enviada por una civilización alienígena", admite Avi Loeb, director del departamento de astronomía de la Universidad de Harvard a Milner, recoge The Atlantic

Oumuamua se encuentra a dos unidades astronómicas de la Tierra, esto es, al doble de la distancia existente entre nuestro planeta y el Sol, y no supone ningún peligro para la Tierra al estar abandonando el Sistema Solar.

El asteroide fue captado una vez se alejaba de nuestro planeta. 


Otros artículos de interés:

miércoles, 15 de noviembre de 2017

Hallan en China posibles restos incinerados de Buda


La inscripción de una urna de cerámica hallada en una aldea china reza que en ella yacen los restos de Buda Gautama.

A la hora de reparar las carreteras, los residentes de la aldea china de Gongchi, ubicada en el condado de Jingchuan, encontraron una urna de cerámica y estatuas de Buda. El hallazgo, ocurrido en diciembre de 2012, llamó la atención de los arqueólogos, quienes detallaron los resultados de su trabajo en el lugar en la revista Wenwu en 2016.

Los dos artículos han sido traducidos recientemente al inglés y han sido publicados en la revista Chinese Cultural Relics. El equipo de arqueólogos, dirigidos por Hong Wu, del Instituto Provincial de Reliquias Culturales y Arqueología de Gansu, determinó que la urna podría tener más de 1.000 años de antigüedad.

Según la inscripción de la urna, el 22 de junio de 1013 dos monjes enterraron en ella los restos de Buda, también conocido como Siddharta Gautama, recoge el portal LiveScience.

"Los monjes Yunjiang y Zhiming de la Escuela Lotus, que pertenecieron al templo Mañjusri del monasterio Longxing en la prefectura de Jingzhou, reunieron más de 2.000 piezas de sarira [reliquias budistas], al igual que los dientes y huesos de Buda, y los enterraron en la sala Mañjusri de este templo", reza la inscripción.

También se puede leer que ambos monjes pasaron más de 20 años recolectando los restos de Buda y las reliquias. Además de la urna de cerámica, los arqueólogos hallaron más de 260 estatuas budistas enterradas cerca de los supuestos restos de Buda.

Las estatuas son de hasta dos metros de altura y fueron creadas en los tiempos de la dinastía Wei del Norte (entre los años 386 y 534) y la dinastía Song (entre 960 y 1279).

Los investigadores desconocen si las estatuas fueron enterradas al mismo tiempo que los restos incinerados y tampoco pueden asegurar si la inscripción es cierta y estos restos de verdad pertenecieron a Buda, quien murió hace unos 2.500 años.


Otros artículos de interés:

viernes, 3 de noviembre de 2017

Descubren una cámara oculta en la Gran Pirámide de Guiza


Es el primer descubrimiento de este tipo en esta construcción desde el siglo XIX.

Un grupo de investigadores ha descubierto una cámara oculta en la Gran Pirámide de Guiza, cuya función se desconoce, informa AP.

El gran vacío ha sido detectado en la famosa pirámide egipcia gracias al escaneo por radiación cósmica, registrando el comportamiento de partículas subatómicas muones que penetran la roca igual que los rayos X, pero de manera más profunda.

El vacío, de más de 30 metros de largo, es similar a la gran galería de la pirámide y se encuentra paralelamente por encima de ella, según un informe publicado en la revista 'Nature'.

El espacio hueco parece no estar vinculado con ningún pasillo conocido hasta el momento.

Es el primer descubrimiento de este tipo en esta construcción desde el siglo XIX, y es muy probable que despierte un gran debate arqueológico.

"Podría tratarse de otra cámara o de una galería, un conducto de ventilación o un fallo arquitectónico que fue sellado", comentó a Live Science la arqueóloga Monica Hanna.


La Gran Pirámide, también conocida como la pirámide de Keops, cuenta con tres cámaras conocidas: la cámara subterránea, la cámara de la reina y la cámara del rey. Están conectadas por varios pasillos, incluida la imponente Gran Galería, que mide 8,6 metros de alto, 46,7 de largo y 1 de ancho.

La Gran Pirámide de Guiza, cuya construcción se completó alrededor del 2570 a.C., está situada a las afueras de la capital egipcia, El Cairo. Es la más antigua de las siete maravillas del mundo y la única que se ha conservado hasta el día de hoy.


Otros artículos de interés:

jueves, 2 de noviembre de 2017

Significado de las flores del Día de Muertos



Uno de los elementos que caracterizan y dan colorido a la celebración del Día de Muertos en el país, son las flores, como por ejemplo el cempasúchil, la nube y el terciopelo.

Estas plantas solían ser abundantes en la región central del país desde épocas prehispánicas, se han colocado en las ofrendas de varias generaciones de mexicanos.

Sus pétalos y colores son especialmente distintivos del culto a los muertos en el país. La flor de muertos por excelencia, se sabe, es el cempasúchil, con nombre científico: 'Tagetes erecta', pero con denominación popular que viene de la palabra en náhuatl 'cempohualxochitl', que podría traducirse como: 'veinte flores' o 'de los cuatrocientos pétalos'.

El color amarillo que presenta evoca al Sol, que en la tradición azteca, se dice, guiaba las almas de los difuntos.

Así, los pétalos de esta flor solían usarse para formar un camino desde la puerta de la casa hasta el altar de muertos, para que los espíritus de los seres queridos lo pudieran encontrar.

Ya en el altar, los pétalos también se distribuyen y la combinación de los pétalos amarillos y naranjas, realizan una decoración característica de estas fechas.




Cabe mencionar que los antepasados, conocedores de la herbolaria, también utilizaban el cempasúchil de forma medicinal, para aliviar cólicos y combatir parásitos intestinales.

Además de que puede emplearse también, como abono orgánico que combate las plagas de otros cultivos, especialmente la que ataca al tomate.

Lo que respecta a la flor 'Gypsophila murales', nombre científico de la mejor conocida 'nube', cuyo color blanco en la ofrenda simboliza la pureza, suele ser utilizada desde hace siglos en diversos arreglos como flor secundaria.

Esta planta también existe en color rosa y suele durar hasta un mes después de su recolección. A nivel industrial, se aprovecha para elaborar detergentes y expectorantes.

Mientras que 'el terciopelo', con nombre científico: 'celosa cristata', se usa con fines astringentes, antibacteriales y depurativos, así como para el tratamiento de enfermedades de la piel, diarrea, fiebre y dolores de cabeza.

Esta es otra de las flores características de las festividades en honor a los difuntos en México. Se dice que tiene su origen en Asia pero, sus tonos blancos y rojizos ya se han adoptado en el país desde hace mucho tiempo atrás para adornar en esta época del año.




Las flores mencionadas anteriormente son las más comunes en una ofrenda de muertos, pero cabe señalar que, en distintas partes del país también se acostumbra poner otras, como por ejemplo al crisantemo, el clavel y las rosas.

A través de la historia, se sabe que en Mesoamérica hay gran aprecio por las flores desde siglos antes de la llegada de los españoles. Para las culturas de este territorio, la belleza de las flores, el jade y las plumas de quetzal era tan grande como la del oro.

Los aztecas acostumbraban emplear chinampas para cultivar y comerciar flores, método que aún en nuestros días puede observarse en lugares como Xochimilco, donde generaciones enteras se han dedicado a la floricultura.

Las flores son un elemento fundamental de las costumbres con las que se conmemora el Día de Muertos.

lunes, 30 de octubre de 2017

La serie Stranger Things basada en un hecho real


La exitosa serie de televisión Stranger Things, creada por los hermanos Duffer para Netflix, nos sitúa en la década de los 80. Con numerosas referencias a películas y directores de cine de la época como Steven Spielberg, su argumento nos narra la historia de unos extraños acontecimientos sucedidos en Indiana, cuando un chico de 12 años, Will Byers, desaparece misteriosamente.

Su madre (Winona Ryder), su hermano, sus amigos y el jefe de policía local, comienzan a buscarlo a la vez que comienzan a suceder "cosas raras" y sucesos paranormales. En su búsqueda, aparece "Once", una niña con poderes telequinéticos que les ayudará a encontrarlo y enfrentarse al "Demogorgon". 

Si bien Stranger Things es una serie de ciencia ficción, los guionistas y directores, Matt y Ross Duffer, se basaron en un supuesto proyecto secreto llevado a cabo por el gobierno de Estados Unidos y conocido como Proyecto Montauk. No es casualidad que el nombre original de la serie antes de ser lanzada era simplemente "Montauk". 


Se conoce como Proyecto Montauk a un serie de experimentos y proyectos secretos realizados por el Gobierno de los Estados Unidos y que según los informes de esta teoría de conspiración, se llevaron a cabo en Camp Hero, en la Estación de la Fuerza Aérea de Montauk, Long Island. Según el ufólogo Jacques Vallée, casi todos los detalles de este supuesto proyecto que comenzaron a circular en la década de 1980, provienen de Preston B. Nichols, que afirmó haber recordado los recuerdos reprimidos de su participación el proyecto, y de Al Bielek, quien tras recuperar la memoria reconoció ser Edward Cameron, uno de los implicados en los experimentos.  

En una serie de libros, entre los que destaca "The Montauk Project: Experiments in Time" (El proyecto Montauk: Experimentos en el tiempo), Nichols relata varios experimentos entre los que se incluyen el teletransporte, el control mental, la guerra psicológica, la investigación de especies alienígenas, la falsificación de los alunizajes de las misiones Apolo, e incluso experimentos de viajes en el tiempo, en el espacio y con otras dimensiones. Más personas supuestamente involucradas en el proyecto corroboraron algunas de las extravagantes afirmaciones de Nichols.  

Este proyecto Montauk estaría relacionado con el Experimento Filadelfia de 1943, en el que supuestamente el ejército estadounidense buscaba una forma de hacer invisibles sus barcos a los radares nazis, y acabaron creando un agujero de gusano que transportó a dos marineros, llamados Duncan y Edward Cameron, a Montauk en 1983. El súbito recuerdo de uno de estos marineros, despertó recuerdos en Preston Nichols, revelando también otros experimentos.


Mediante la denominada "Silla de Montauk" (Montauk Chair), una silla especial que utilizaba electromagnetismo para amplificar los poderes psíquicos, uno de los marineros teletransportados era capaz de realizar cosas similares a las del personaje de "Once" en la serie Stranger Things. 


Uno de los experimentos se llamaba "El ojo que ve" (The Seeing Eye). Con un mechón de cabello u otro objeto personal, Duncan podía concentrarse en esa persona y ser capaz de ver a través de sus ojos, oir lo mismo que esa persona y sentir a través de su cuerpo, en cualquier lugar del planeta.

En su libro, Nichols afirma que también se llegó a experimentar con niños, que fueron enviados a través de un portal a un lugar desconocido del espacio-tiempo. Eran denominados como los "Montauk boys", y curiosamente tras las revelaciones de Nichols y Edward Cameron, aparecieron más hombres de Long Island afirmando que habían sido secuestrados por científicos en su niñez, para realizar experimentos e implantarles comandos en su subconsciente. 


Probablemente el suceso más extraño de todos los que relata Nichols sobre el proyecto Montauk es el ocurrido el 12 de agosto de 1983. En uno de los experimentos sobre viajes en el tiempo, Duncan se encontraba sentado en la silla cuando susurró "el momento es ahora" y fue capaz de teletransportar un monstruo de su subconsciente a la base.

Según lo definieron, se trataba de un monstruo grande, peludo y muy desagradable, que comía cualquier cosa que podía encontrar. Duncan tuvo que concentrarse y aplastar literalmente todo el equipo de Montauk con la mente para conseguir hacer desaparecer al monstruo. Un parecido sorprendente con el monstruo del Demogorgon y las capacidades de "Once". Tras este incidente, se decidió acabar con el proyecto, se lavó el cerebro a los empleados para que no recordaran nada, y se rellenó los niveles inferiores del complejo en 1984 con cemento, cerrándolo para siempre. 

Estas declaraciones, han dado lugar a afirmaciones tales como que Stranger Things está basada en hechos reales. Aunque es cierto que la información sobre este supuesto Proyecto Montauk está rodeada de misterio, no existe ninguna prueba que demuestre si realmente llegó a existir. Según la teoría de la conspiración, la financiación del proyecto provenía de un alijo de oro nazi que se hallaba en un tren descubierto por soldados americanos cerca de la frontera con Suiza, en Francia. El tren fue destruido, y todos los soldados involucrados en el descubrimiento fueron asesinados como parte del encubrimiento.

La base de Camp Hero en Montauk fue supuestamente el hogar del siniestro proyecto
La Base de las fuerzas aéreas en Montauk (Montauk Air Force Station) fue utilizada durante la Segunda Guerra Mundial y posteriormente durante la Guerra Fría. Tras ser cerrada oficialmente en 1981, se mantuvo una enorme antena en el lugar y una pequeña instalación para dirigir los aviones militares hasta que se desmanteló el complejo en 1984. En la actualidad está abierto al público, formando parte del Parque Estatal "Camp Hero State Park".

El supuesto proyecto secreto se basa en las declaraciones de Al Bielek y en testigos como Preston Nichols que confirman la historia. Aunque no hay forma de comprobar la veracidad de sus afirmaciones, el parecido entre el argumento de la serie de televisión y su historia es sorprendente, digna de un guión de película o de una buena serie de ciencia ficción. Sin duda por ello, Stranger Things está basado en este misterioso Proyecto Montauk.


Otros artículos de interés: